Aprender a escuchar con orden trae beneficios a todas las áreas de la vida. A continuación se esbozan los 3 procesos intelectuales que se refinan y 50 tareas específicas que se benefician con el resultado.

 

Escuchar con orden: El método garantiza mayor comprensión de todo lo que uno escucha. Con esto las personas y los equipos pueden reconocer muchos más recursos de sus mismas interacciones y con ellos, ser más agiles y ciertos.

 

Pensar con orden: Genera mayor estructura y finura en todos los procesos del razonamiento. El orden al pensar crea espacio y tiempo mental, con estos, las personas disfrutan más del cuidado al pensar y de lograr más objetivos.

 

Hablar con orden: Genera una nueva y refrescante presencia de cada persona en todos sus temas y contextos. El orden genera claridad y cuando las personas logran decir con claridad lo que con orden piensan, se reducen muchos problemas y se agilizan las interacciones.

 

A nivel personal:

1.  Mejor comprensión.

2.  Mejor autocontrol.

3.  Mejor organización.

4.  Mejor auto exigencia.

5.  Mejor rendimiento.

6.  Mejor reflexión.

7.  Mejor autocuidado.

8.  Mejor autoimagen.

9.  Mejor identificación con el equipo .

10.  Menos accidentes. 


En el trabajo: 

11.  Coordino mejor.

12.  Planeo mejor.

13.  Organizo mejor.

14.  Explico mejor.

15.  Acepto mejor.

16.  Comprendo mejor.

17.  Anticipo mejor.

18.  Prevengo mejor.

19.  Soluciono mejor.

20.  Juzgo mejor.

21.  Decido mejor.

22.  Empatizo mejor.

23.  Analizo mejor.

24.  Sintetizo mejor.

25.  Valoro mejor.

26.  Ordeno mejor.

27.  Categorizo mejor.

28.  Calculo mejor.

29.  Conduzco mejor.

30.  Socializo mejor.


A nivel pensamiento. 

31.  Más orden y mejor claridad.

32.  Mejor concentración.

33.  Mayor autonomía.

34.  Más relajación al escuchar, al pensar y al hablar.

35.  Más “tiempo” mental. Más y mejores procesos.

36.  Mayor certeza, definición y velocidad al razonar.

37.  Mejor actitud a verificar y corregir.

38.  Mejor expectativa, procedimiento y resultados.

39.  Menor ansiedad.

40.  Menor evitación.


A nivel grupal/familiar 

41.  Más orden. 

42.  Más consenso.

43.  Más confianza.

44.  Más solidaridad.

45.  Más proactividad.

46.  Menos dependencia.

47.  Menos tiempo de reacción.

48.  Menos errores y complicaciones.

49.  Menos conflictos, omisiones y olvidos.

50.  Menos pérdida de tiempo, ánimo y otros recursos.